Saturday, 19 April 2014

Whatsapii

Hola, me llamo Whatsapii y me han concebido seres malignos, primos segundos de Satán. Me han traído a la tierra con el único fin de torturar a los humanos y de paso erradicar la especie del planeta. La idea es muy simple y está basada en el principio de información de Froit: la necesidad de control del ser humano es directamente proporcional al deseo de que otro no sea controlado y la asíntota que rige el equilibro entre sanidad y locura se exprese de forma negativa sobre la base del cubo del cabreo total.
Mis principios fueron difíciles, necesitaron un montón de desarrolladores informáticos frikis, con ganas de conquistar el mundo y odio a las parejas felices. Estos idearon una serie de mecanismos inspirados en estudios psicológicos sobre relaciones entre hombres celosos, mujeres enamoradas, obsesivos del control entre otros. La base esencial: el ser humano necesita comunicarse para ser feliz siguiendo el principio de información de Froit.

El resultado fui yo, un sistema de comunicación a base de mensajes instantáneos en los que se puede compartir cualquier tipo de información, fotografías, vídeos y demás de forma rapidísima. Además, se pueden crear grupos de gente con la que se puede organizar cenas y salidas además de torturar con chistes gráficos. Los usuarios me instalan en sus teléfonos smart y en un principio se comunican fácilmente con amigos y seres queridos. Con el tiempo, los usuarios se acostumbran a saber de sus amigos/parejas a cualquier hora del día o de la noche. 
La genial idea de ver cuando es la última hora de conexión en el sistema vino de un friki supremo de mucha inteligencia al que le dieron un bono de malignidad con promesa de que una vez en el infierno, estar en la zona VIP junto a Bon Ladon. Y es que ver que un ser amado no ha contestado un mensaje cariñoso enviado antes de su última hora de conexión está causando estragos sociales. Las estadísticas dicen que una de cada cinco parejas tiene discusiones diarias debido a la última conexión en Whatsapii y los eruditos vaticinan que en el 2021 más de la mitad de la población casada se habrá divorciado gracias a mí. Si seguimos así, se calcula que el índice de natalidad será cercano a cero antes del 2050.
Lo único que podría pasar es que haya un milagro que haga que nadie me use, pero creo que eso aún tardará unos años en llegar y el mal ya estará hecho mwahahahaha!

Arrivederchi a todos!