Sunday, 2 March 2014

De espaldas

Hacía tiempo que quería escribir estas palabras, pero me cuesta. Normalmente destruyo todos mis garabatos fruto de las emociones y no sé si hoy voy a hacer una excepción, ya que a partir de ahora he decidido dar la cara al mundo y después de escribir estas palabras, lo haré.
Aún no sé cómo empezó, puede que fuera mi dificultad de afrontar discusiones, el miedo general a ser excluido o simplemente mi pasividad,  no lo sé, pero mi vida es un sinfín de caras expectantes que miran lo que está a mis espaldas y no puedo ver. No puedo más, esta semana lo dejaré todo, iré a  mi jefe y le diré: hoy es mi último día. Ya no soporto ver los resultados en la cara de los espectadores,  las buenas jugadas que se acercan por el ruido de la multitud, no quiero imaginar más goles de Messi. Quiero ver en directo y no en diferido, como cuando vuelvo de un partido y me paso horas viendo los genios del fútbol disparar a mis espaldas. Basta ya de ser pasivo, me grito por escrito, quiero ser protagonista.

No sé de qué, ni cuando, solamente sé que si no empiezo ahora, si no hago alguna cosa, siempre estaré de espaldas al campo y a la vida, y esto no puede ser. Porque si, creeros que también mi vida es un no ver nada.
Si leéis estas palabras es que no he destruido mi escrito, que he tomado acción y que estoy mirando a la vida de cara y sin miedo.