Sunday, 26 January 2014

Betty y Blue

Blue es una gata mágica. Lo sé porque el día que me conoció le gusté tanto que decidió que un día viviría conmigo. Hizo un pacto con el diablo de los gatos y a cambio de su ojo izquierdo consiguió que la novia de Bertín, su dueño, cogiera una terrible alergia a los gatos. A continuación, el diablo consiguió que me entraran unas inexplicables ganas de  tener una gata azul, y al ver el anuncio de Bertín,  no dudé en quedármela. Con ella venía otra hermosa gatita, esta era Betty, su hermana.

Desde que viven conmigo, que Betty lleva las riendas de la casa. Cada mañana me pide que les ponga comida y agua, y cada tarde me reclama la merienda. Y es  tiene el poder de comer infinitamente, como Garfield.  Si no lo hago, me destroza el papel de váter, uno de sus pasatiempos favoritos. Blue, en cambio, es la cazadora, se tira encima de todo bicho que pasa y desde mi balcón, intenta matar a todos los pichones del barrio.

¿Que cómo sé que son mágicas? Porque me hacen reír sin querer, porque me hacen compañía cuando estoy enferma, sobre todo Blue y porque cuando preparo mis pócimas imaginetureñas, siempre están allí para darle un toque gatuno, y es que las brujas modernas aún precisamos de gatos para que todo vaya bien!