Friday, 19 December 2014

Imaginetura: III Aniversario

Hola! 
Este es el tercer cumpleaños de Imaguinetura...happy birthday to you!!!

A continuación, un pequeño resumen de las estadísticas del año:
Entradas: 10, la más vistas siguen siendo la del Supositorio ValientePatchwork Imaginetureño y Love Exposure!
Total de visitas desde la inauguración del blog: 16000!!!!!
Países que me visitan más: España, Estados Unidos, Alemania, Rusia,  Reino Unido, México.
Seguidores: 38. A ver si os animáis a hacer más comentarios!
Publicaciones: En la revista Trager (ya haré una entrada sobre ello en las próximas semanas).

Reconozco que he disminuido el ritmo de publicaciones, pero es que estoy escribiendo una novela y me toma mucho tiempo! Os informaré cuando la tenga acabada!
Felices fiestas a todos!
Mia

Sunday, 23 November 2014

Hablando en Blue

Esta entrada es un homenaje a Anima, de Wajdi Mouawad

"Como cada vez que mi dueña emite un silbido, voy corriendo al lugar donde suele ponerme la comida. Esta vez no es muy suculenta. La olisqueo un poco. Emito un maullido de queja. La miro durante unos segundos y vuelvo a tumbarme al sol. Hace frío y no me gusta que me molesten para comer mal. Sé que acabaré devorándola más tarde, cuando ella no esté, pero quiero que aprenda mis gustos.
-Sí, tranquilo ya lo haré. Sí, ahora salgo un momento al súper y compro ingredientes. ¿Necesitas algo? Vale. Me lo apunto. Un beso, hasta luego.
Ella deja el aparato negro que la tiene obsesionada sobre la mesa. Ella se sienta ante aquel aparato negro que tanto odio. ¿No ve que la lastima? Se pasa horas ante él sin darse cuenta de las ondas negativas que emite. Me acerco y por segunda vez hoy vuelvo a quejarme. Emito más maullidos de protesta.
Esta soy yo, Blue, tomando el sol

-¿Otra vez? Es que siempre que me pongo ante el ordenador no paras eh. Ven aquí guapa…pero ¿Por qué no dejas que te acaricie? – Me obliga a estar entre sus brazos a la vez que me acerca al aparato infernal. Déjame ir pienso mientras saco las garras y muevo mis patas intentando escapar – Vale vale, pero no te quejes de que esté aquí, que tengo que trabajar. – me vuelvo a acercar y emito otro maullido que implica que debería alejarse del aparato. No me cansaré de repetírselo.
Se levanta y se va a cambiar. Sale por la puerta. Esta es la mía, empiezo a tener hambre. Me acerco a mi plato y me lo termino rápidamente. Luego me dirijo al aparato negro que tanto odio e intento mordisquearlo, arañarlo y tirarlo al suelo. No puedo, resbala y es demasiado pesado.
Me viene sueño. Voy al sol."



Saturday, 30 August 2014

La Melduixa

Avui us explicaré la història de la meva amiga de l'ànima: la Melduixa. Ens vam conèixer un dia a l'estanteria del capdamunt de tot d'una tenda ecològica: El Toc. La Melduixa era la meva veïna. Quan vaig arribar a la tenda, ella ja portava un temps allí i em va explicar la seva curiosa història. La Melduixa havia estat creada per en Ramon, l’amo del Toc. Feia temps que en Ramon tenia el cor posat en la Montse, una de les seves clientes més regulars. Alta, de pell clara i delicada, cabell fosc i terriblement arrissat, cridava l’atenció pel seu to reservat i per la seva timidesa. En Ramón intuïa que més enllà de la barrera inicial hi havia una dona maravellosa i, a mida que passava el temps i l’anava tractant,s’hi va anant enamorant.
En Ramon sabia que la Montse era una amant de la melmelada de maduixa. Com que no trobava excuses per superar el seu intercanvi habitual de caire comercial, un dia se li va acudir preparar-li lamelmelada més bona del mon, per tal d’impressionar-la i així anar un pas més enllà en la seva relació. Però després de moltes proves, no aconseguia el gust que volia, i estava desesperat. Finalment se li va acudir afegir uns tocs de plàtan, menta i taronja a una base de maduixa i sucre preparada. Al tastar la barreja es va adonar que encara hi faltava alguna cosa. La va deixar reposar i va anar a comprar una mica de canyella a veure si així arrivaba a la perfecció que estava buscant.
Mentre, l’àvia d’en Ramon, que quasi tenia cent anys, que no es movia del seu sofà i que no parlava gaire, es va acostar a la melmelada en repòs. Hi va passar una mà per damunt fent cercles imaginaris tot recitant unes paraules màgiques i tirant-hi una mica de pebre. A l’acabar li va xiuxiuejar a la melmelada: “Siusplau, ajuda que la Montse es fixi en el Ramon, que crec que ell és una mica aturat, a veure si així per fi puc tenir besnéts”. Aquella paraules van ser les primeres que la Melduixa va sentir i se les va prendre molt seriosament. Quan el Ramon va tornar, es va adonar que la barreja tenia una olor una mica diferent, la va tastar i la seva cara es va iluminar de felicitat: aquell era el gust que estava buscant!. Va col.locar a la Melduixa en el pot més bonic que va trovar, la va etiquetar i la va guardar a l’estanteria més amagada perquè cap client l’agafés, mentre rumiva el moment ideal per donar-li a la Montse.
La Melduixa em va ensenyar qui era la Montse, i cada cop que entrava es posava tant nerviosa que quasi queia de l’estanteria de l’emoció. Però se sentia molt frustrada quan veia que en Ramon no s’atrevia a donar-la, ni tan sols a parlar-li més enllà de les seves frases habituals. Però quan va arribar el Nadal, en Ramon va ajuntar tot el valor que tenia i li va donar la Melduixa a la Montse, que la va acceptar educadament, un cop va entendre que era un regal per als seus clients habituals.


L’endemà, la Montse va tornar a El Toc. Hi havia un petit canvi en la seva actitud. Les seves galtes estaven una mica més vermelles del normal, segurament per efecte de la Melduixa. A més, tenia una actitud més alegre i somrient. El primer que va dir a l’entrar per la porta va ser: “Ramon, Què tenia la melmelada que em vas donar ahir? És la més bona que he tastat a la meva vida”.  En Ramón es va sobtar, no s’esperava aquesta reacció. Estava encantat. Li va explicar que era una prova que havia fet i que si li agradava n’hi podia fer més. A ella li va semblar que era millor que quedessin un dia i li ensenyés com preparar-la. Dit i fet, van quedar aquell mateix vespre, i davant de l’àvia d’en Ramon, que estava sentada en el seu sofà fent veure que dormia, van intentar preparar la melmelada. En Ramon estava molt nerviós i no els va sortir aquell gust tan perfecte, però va ser un vespre inoblidable per a ambdós. A partir d’aquell dia van perdre la vergonya i van seguir cuinant junts per molt de temps!.

Thursday, 31 July 2014

El Guateque Sanferminero Caganer

Desde que vi la película de El Guateque el concepto de buena fiesta tomó una nueva dimensión:  si no aparece un elefante, no es una juerga de nivel, el resto son tonterías, pasatiempos de fin de semana que caen en el olvido de la resaca. Pues vaya ranking más estricto, pensareis, ninguna fiesta llegará al top 1, todas se quedaran en niveles más bajos. La vida de Imaginetura es aburridísima. PUES NO, ahora me voy a quedar con vosotros porque desde hace un par de semanas que en mi ranking de fiestas con elefante dignas de recordar hay un number one: ¡San Fermín 2014!

Todo empezó cuando Pepa, una gran lletraferida me dijo con voz triste: “Este año no encuentro a nadie con quien ir a San Fermín”. Inmediatamente pensé, “Por fin una oportunidad para encontrar la fiesta perfecta tiene que aprovecharse, aunque nunca me hayan gustado las aglomeraciones, ni los toros, ni el pacharán". Además, desde que vi la película de 8 Apellidos Vascos quería saber si era cierto eso de que en el norte todo es tan diferente, ¿Qué mejor ocasión para comprobar si es verdad que te hay tanta abundancia de buena comida y vino? Dicho y hecho, al día siguiente ya teníamos ticket para 48h en Pamplona.
Para no aburrirnos, decidimos ir a los San Fermines cargadas de Caganers del Pesebre: seis figurines de barro y cientos de fotografías impresas de  la Merkel, Obama, Asterix, luchadores de sumo y otros personajes famosos de nacionalidades diversas en postura comprometedora, para ofrecer a quién nos diera conversación. Nuestro objetivo: extender la cultura pessebrenca entre los felicianos y sobretodo reírnos de la cara que pusieran al ver que la cultura escatológica está de moda.  



Caganers listos para ser repartidos

Llegamos a Pamplona al mediodía y con el uniforme puesto. A esa hora había mucho ambiente familiar por las calles, eso sí, todo el mundo estaba alegre, cantando de esquina en esquina con grupos de música. 

Ambiente festivo blanquirojo


Fuimos a comer el chuletón más jugoso del universo y cogollos super deliciosos a un sitio muy bueno llamado Mesón Egües a las afueras de Pamplona, donde después de hacer desaparecer una botella de vino encontramos a nuestra primera víctima: Cristina, una camarera que fue tan simpática y paciente con nuestras peticiones que se ganó el primer caganer:

El primer caganer ya tiene nueva casa :)

Después de una bien merecida siesta fuimos hacia el centro y nos pusimos a seguir grupos de música por la calle. También andamos hasta la plaza de toros para ver el ambiente y de paso hacer una vuelta por las carpas. Allí encontramos a Angel, un señor al que acabamos dando nuestro segundo caganer porque dejó que le tocara la calva. Eso sí, era muy reservado y no quiso foto. A partir de entonces cada vez que nos lo encontramos por la calle nos llamaba “caganeraaaas!!!” Increíble que en un lugar con tanta gente nos encontramos con él cuatro veces como mínimo!

Tío disfrazado de toro

A medida que se acercaba la noche había cada vez más y más gente y caminar por las calles se hacía casi imposible, era como nadar en contra de una marea que en cualquier momento te podía vomitar encima, todo un deporte de riesgo. Yo tenía la adrenalina por los cielos. Lo bonito es que la gente estaba muy de buenas, todos hablando, sonriendo, con la mirada perdida. No faltaban las gafas de estrellitas, los anillos luminosos, los disfraces de toro, toda una despedida de soltero en masa. Durante la noche repartimos bastantes fotografías de caganers, Ángel nos ayudó a colgar alguna en la calle.
Hacia las dos de la mañana todo estaba fuera de control: la gente, los disfraces, el jaleo, la música y la gente que nos arrastraba ciegamente. Fue genial.
¿Y el elefante?  Claro, es que en la peli de El Guateque el elefante no sale hasta el final y esto es lo que nos pasó a nosotras. Al día siguiente fuimos a comprar chuletón y chistorrita linda al mercado del centro. Como nuestra compra pesaba mucho el carnicero se ofreció muy amablemente a guardarnos la compra en la nevera hasta la hora de cerrar. Fuimos a dar un paseo, a ver un concurso de levantadores de piedra y a comprar pacharán. Al entrar en un local de productos caseros, conocimos a los adeptos de San Caskete, a los que dimos otro caganer a cambio de una copa de vino y una pegatina de recuerdo:

Adepto de San Caskete  sonriente con su nuevo caganer

De vuelta a recoger nuestra chistorra, el mercado ya estaba cerrado y un alma caritativa nos dejó pasar por la retaguardia.  De paso le dimos otro caganer como señal de buena fe y agradecimiento eterno. Es allí cuando el milagro ocurrió y vimos al ELEFANTE, con todo su poderío. El que hizo que San Fermin 2014 fuera top 1, icono del surrealismo intuitivo.

Elefante time!!!!!! 
Guateque caganer


Os preguntareis que hicimos con los dos caganers que nos sobraban. Al volver al hotel a recoger nuestro equipaje, Pepa entabló conversación con un Venezolano que había en recepción, que nos presentó al torero Manuel E. Les dimos un caganer a cada uno y allí acabaron nuestras 48h de emoción.

Objetivo cumplido. 
¡Riau Riau!

Monday, 23 June 2014

Proyecto Varsovia

Dedicado a MPR, espero que encuentres lo que buscas.
Miki tenía un sueño desde hacía meses y ahora estaba un poco más cerca de conseguirlo. Se sentó en la cama de su habitación en Varsovia y por enésima vez tomó su iphone y entró dentro del apartado de fotografías. Las fue pasando rápidamente hasta detenerse en su imagen favorita de Nadiia. Rubia, sonrisa carmín, ojos azules estrellados con chispa de felicidad. En la mano, un gin tonic. A su espalda, un espejo en el que se reflejaban sus cabellos rubios y lacios recogidos en una cola. Llevaba una simple camiseta azulada, a juego con sus ojos. Un conjunto simplemente bello y arrollador. Se la había tomado por sorpresa el primer día que se conocieron. Llevaba casi nueve meses en su móvil y la miraba a diario. Le encantaba el ritual de cerrar los ojos, recordar su cara y pensar que un día se encontrarían otra vez.
Solamente habían pasado cuatro días juntos, pero habían sido los mejores de su vida. Habían ido a pasear, a la playa, a conciertos de madrugada, le había mostrado sus lugares favoritos, los que hacían a Barcelona especial. Lo dio todo en esos cuatro días, nunca lo había hecho antes. Ese chico de actitud impenetrable había desaparecido con solamente una mirada y un beso de verano. Al quinto día ella volvió a Polonia con promesas de que se volverían a ver en breve pero eso nunca ocurrió. Después de llamarla mil veces y no obtener respuesta, tiró la toalla y empezó a perder la esperanza de volver a verla.
Para los que no lo sepan, en casos agudos de desamor, el corazón y el cerebro pueden unirse y crear un espacio imaginativo enorme que lleva a la gente a hacer cosas casi impensables y eso fue lo que le ocurrió a nuestro protagonista. Después de meses de vacío y tristeza, su cerebrezón tomó la iniciativa a espaldas de su consciencia, que parecía contentarse con mirar la fotografía de Nadiia a diario y morir por dentro lentamente. Lo único que sabían era que ella vivía en Varsovia. Un día, se plantó ante su jefe de redacción y le vendió una historia maravillosa para el número del día de los enamorados: durante un mes viviría en Varsovia y cada día haría una foto a una pareja enamorada en un lugar emblemático de la ciudad, así mismo recogería sus historias para el número especial.
Llevaba dos semanas en Varsovia haciendo fotografías maravillosas en lugares como el Krasinski Park, el Palacio Real y la Arkadia. La gente había resultado ser muy simpática y abierta a contar sus historias y Miki había pasado unos días fantásticos hasta que la vio a orillas del Vístula en brazos de un chico alto y rubio. Parecían felices. Se acercó a ellos, les fotografió y les pidió su historia. Nadiia le reconoció y le miró con pena, suplicándole que no dijera nada, mientras su pareja les contaba que se conocían desde la infancia y que nunca se habían separado.

El cerebrezón de Miki le hizo entrar en estado de emergencia, levantarse e irse. Una vez en el hotel, borró la fotografía de Nadiia y su pareja, la del primer día que se conocieron e inició un reset corazoniano que eliminó los cinco días que habían pasado juntos sin dejar rastro de sentimiento alguno. Dejó de sufrir y volvió a casa con un gran reportaje y sin recordar porqué había vuelto dos semanas antes de lo que tenía fijado.


Sunday, 25 May 2014

El misterio de la Posidonia

En cuanto leí la noticia que decía que había zonas circulares misteriosas que impedían el crecimiento de Posidonia oceánica en el mar Adriático, me invadió un tremendo malestar que me hizo volver instantáneamente a la primera vez que oí hablar de ella. Estaba en el primer curso de farmacia. Nuestra profesora de Botánica, especialista en algas, nos contaba que  la posidonia oceánica era una preciosa planta marina que formaba céspedes sumergidos a lo largo de la costa mediterránea. Esa explicación despertó mis genes gatunos y una tremenda curiosidad invadió mi ser: tenía que saber más sobre el desconocido mundo marino.
Los siguientes tres veranos estuve trabajando en el departamento de Botánica, en algología para ser más exactos, donde mi interés estaba centrado. Mi tutora, María, había dedicado su vida al estudio de las diatomeas, un tipo de plancton microscópico único en la tierra por poseer una capa protectora de silicio. Cuando llegué yo, estaba analizando al microscopio electrónico unas muestras que había recibido del mar Adriático. Concretamente, de unas diatomeas que crecían en la base de la Posidonia oceánica del lugar. Desde el primer día fui la encargada de identificar las diatomeas que encontramos en unas muestras de agua tomadas en el mar adriático para después poder clasificarlas.
Imagen de una Diatomea a microscopio electrónico

Lo curioso es que ninguna de las diatomeas que encontramos era identificable, nunca se habían encontrado antes. Eran demasiado grandes, tenían un número incontable de costillas, formas no convencionales: parecía que habían llegado de otro planeta. María y yo contactamos con la institución que nos había enviado las muestras para pedir detalles, sin respuesta. Una mañana, a los pocos días, entramos en el laboratorio y lo encontramos totalmente destrozado. Las muestras del mar Adriático habían desaparecido y todos los papeles que hacían referencia a las diatomeas que habíamos intentado identificar estaban destruidos. Sin más explicaciones, el director del departamento ordenó a María que abandonara el estudio de las diatomeas y se dedicara a como erradicar la Caulerpa, que estaba invadiendo los prados de Posidonia. Esa tarde fue la última vez que vi a María, ya que nunca más volvió al laboratorio.
El ruido de una ambulancia me hizo volver al presente. Me acerqué al ordenador y busqué más detalles sobre la noticia de la Posidonia, esta vez vía Tor. En una de las páginas que encontré, se veía una fotografía de María en un barco, vestida de buceadora, con unas muestras en las manos. Ésta afirmaba que había una rebelión en las aguas, que las diatomeas estaban desarrollándose de forma increíble, y eran letales e indestructibles debido a su caparazón de silicio. Tenían una forma circular de ataque, por eso los círculos perfectos en el océano, y solamente crecían a cierta profundidad, así se explicaba la distancia existente a la costa. Las zonas de ataque eran cada vez más centradas en el mediterráneo y no descartaba que la invasión fuera a otros mares con el tiempo.
Un escalofrío recorrió mi espalda. Un enemigo tan letal, lento, invisible y silencioso no se había visto nunca. Sería lógico que el ejército quisiera tenerlo en secreto hasta que supiera cómo luchar contra él. Me preocupé unos instantes, pero luego empecé a recibir whatsapps de mi grupo de amigas, miré las noticias de Facebook, me fui a preparar la cena y se me olvidó mi preocupación y mi anterior escalofrío. Ahora solamente me importa saber si mañana tendré trabajo o si algún día me tocará el euromillón.


Saturday, 19 April 2014

Whatsapii

Hola, me llamo Whatsapii y me han concebido seres malignos, primos segundos de Satán. Me han traído a la tierra con el único fin de torturar a los humanos y de paso erradicar la especie del planeta. La idea es muy simple y está basada en el principio de información de Froit: la necesidad de control del ser humano es directamente proporcional al deseo de que otro no sea controlado y la asíntota que rige el equilibro entre sanidad y locura se exprese de forma negativa sobre la base del cubo del cabreo total.
Mis principios fueron difíciles, necesitaron un montón de desarrolladores informáticos frikis, con ganas de conquistar el mundo y odio a las parejas felices. Estos idearon una serie de mecanismos inspirados en estudios psicológicos sobre relaciones entre hombres celosos, mujeres enamoradas, obsesivos del control entre otros. La base esencial: el ser humano necesita comunicarse para ser feliz siguiendo el principio de información de Froit.

El resultado fui yo, un sistema de comunicación a base de mensajes instantáneos en los que se puede compartir cualquier tipo de información, fotografías, vídeos y demás de forma rapidísima. Además, se pueden crear grupos de gente con la que se puede organizar cenas y salidas además de torturar con chistes gráficos. Los usuarios me instalan en sus teléfonos smart y en un principio se comunican fácilmente con amigos y seres queridos. Con el tiempo, los usuarios se acostumbran a saber de sus amigos/parejas a cualquier hora del día o de la noche. 
La genial idea de ver cuando es la última hora de conexión en el sistema vino de un friki supremo de mucha inteligencia al que le dieron un bono de malignidad con promesa de que una vez en el infierno, estar en la zona VIP junto a Bon Ladon. Y es que ver que un ser amado no ha contestado un mensaje cariñoso enviado antes de su última hora de conexión está causando estragos sociales. Las estadísticas dicen que una de cada cinco parejas tiene discusiones diarias debido a la última conexión en Whatsapii y los eruditos vaticinan que en el 2021 más de la mitad de la población casada se habrá divorciado gracias a mí. Si seguimos así, se calcula que el índice de natalidad será cercano a cero antes del 2050.
Lo único que podría pasar es que haya un milagro que haga que nadie me use, pero creo que eso aún tardará unos años en llegar y el mal ya estará hecho mwahahahaha!

Arrivederchi a todos!

Sunday, 2 March 2014

De espaldas

Hacía tiempo que quería escribir estas palabras, pero me cuesta. Normalmente destruyo todos mis garabatos fruto de las emociones y no sé si hoy voy a hacer una excepción, ya que a partir de ahora he decidido dar la cara al mundo y después de escribir estas palabras, lo haré.
Aún no sé cómo empezó, puede que fuera mi dificultad de afrontar discusiones, el miedo general a ser excluido o simplemente mi pasividad,  no lo sé, pero mi vida es un sinfín de caras expectantes que miran lo que está a mis espaldas y no puedo ver. No puedo más, esta semana lo dejaré todo, iré a  mi jefe y le diré: hoy es mi último día. Ya no soporto ver los resultados en la cara de los espectadores,  las buenas jugadas que se acercan por el ruido de la multitud, no quiero imaginar más goles de Messi. Quiero ver en directo y no en diferido, como cuando vuelvo de un partido y me paso horas viendo los genios del fútbol disparar a mis espaldas. Basta ya de ser pasivo, me grito por escrito, quiero ser protagonista.

No sé de qué, ni cuando, solamente sé que si no empiezo ahora, si no hago alguna cosa, siempre estaré de espaldas al campo y a la vida, y esto no puede ser. Porque si, creeros que también mi vida es un no ver nada.
Si leéis estas palabras es que no he destruido mi escrito, que he tomado acción y que estoy mirando a la vida de cara y sin miedo.


Sunday, 9 February 2014

La plaza triste

Manu vivía en el décimo piso del edificio Costa. No era un lugar excepcional por su localización, pero en cuanto vio que tenía vistas relativas al mar y un balcón decente, no se lo pensó dos veces, ese era el piso que había estado buscando. Un día, mientras se fumaba un cigarrillo y reflexionaba sobre la vida sentado en su balcón, se fijó en la plaza de las Glorias, situada justo debajo de su estupendo balcón. Se le ocurrió que era como una enorme vagina olvidada y con olor triste que surgía de la nada para llevar a Barcelona a las profundidades del subsuelo y la verdad absoluta. No le dio más vueltas a su idea hasta que un día, de camino a los Encantes decidió visitar el sugerente lugar en persona.
Le pareció que era un espacio poco usado de la ciudad y bastante inhóspito. Una terrible sensación de abandono y lágrimas le llegó a las entrañas, cómo podía ser que un sitio que podía ser tan útil fuera tan infravalorado. Lentamente se sentó en un banco que había en el centro de la plaza y sin querer sus pensamientos empezaron a divagar. Había sido una semana muy dura, trabajaba como arquitecto en una gran firma, nunca tenía grandes proyectos pero iba tirando, aquél día le habían propuesto trabajar en un prototipo para una torre  que casualmente debía estar ubicada justo al lado de la susodicha plaza.
En ese momento lo vio claro, sería maravilloso que la gran solitaria vagina de las Glorias tuviera como compañía un enorme pene de su tamaño para que no estuviera triste y estuviera, como su nombre indicaba, en la gloria.
Al siguiente día fue el primero en llegar al trabajo y durante el mes siguiente casi no comió ni durmió. Solamente se dedicó a diseñar el edificio que iba a ser el salvador de la ciudad, el que haría feliz a su plaza favorita y engendraría frutos del bien para que Barcelona no se convirtiera en Gotham city II. Una vez presentó el prototipo, fue un gran éxito, tanto que hasta decidieron que por la noche le pondrían luces de colores para que pudiera verse de toda la ciudad.
Torre Agbar y Plaza Glorias, justo en el centro de la rotonda


Años más tarde, Manu aún vive en el mismo piso y tiene una vista mucho más sugerente y feliz que en el pasado. Su vida ha dado un giro de 180 grados. Desde que se construyó la torre Agbar, que la plaza  le tiene en alto aprecio y gracias a ella, que pidió a Cupido que le echara un cable, conoció a la mujer de su vida, un día mientras tomaba un café en el Starbucks del centro comercial del barrio. Ahora viven juntos y ambos desayunan en su terraza mientras miran al tándem Glorias Agbar defender la ciudad. 

PD: como siempre, todo parecido con la realidad es pura coincidencia...

Sunday, 26 January 2014

Betty y Blue

Blue es una gata mágica. Lo sé porque el día que me conoció le gusté tanto que decidió que un día viviría conmigo. Hizo un pacto con el diablo de los gatos y a cambio de su ojo izquierdo consiguió que la novia de Bertín, su dueño, cogiera una terrible alergia a los gatos. A continuación, el diablo consiguió que me entraran unas inexplicables ganas de  tener una gata azul, y al ver el anuncio de Bertín,  no dudé en quedármela. Con ella venía otra hermosa gatita, esta era Betty, su hermana.

Desde que viven conmigo, que Betty lleva las riendas de la casa. Cada mañana me pide que les ponga comida y agua, y cada tarde me reclama la merienda. Y es  tiene el poder de comer infinitamente, como Garfield.  Si no lo hago, me destroza el papel de váter, uno de sus pasatiempos favoritos. Blue, en cambio, es la cazadora, se tira encima de todo bicho que pasa y desde mi balcón, intenta matar a todos los pichones del barrio.

¿Que cómo sé que son mágicas? Porque me hacen reír sin querer, porque me hacen compañía cuando estoy enferma, sobre todo Blue y porque cuando preparo mis pócimas imaginetureñas, siempre están allí para darle un toque gatuno, y es que las brujas modernas aún precisamos de gatos para que todo vaya bien!