Monday, 24 December 2012

Caga Tió and Caganer del pessebre


This is a post dedicated to all the catalan people spread around the world that is struggling to explain to their non catalan friends how catalan people spends xmas eve.
Struggling? Yes, you read correctly, because this is what happens to us when we get the question:how do you celebrate xmas eve in your country?
In our innocence, we decide to answer the truth: we make shit a log, we call it Caga Tió. We hit it with sticks and the log shits presents for us. And we do that in several rounds, so you get many little presents.
Hold on…this sounds like an extreme sport instead of a xmas tradition. Your friends might think that your English is not good enough, their thoughts might be on the line of: poor thing, so many years in England and no command of English. They smile, nod and think: well, this is a result of the sadness of not to be at home at this time of the year.
Well my friends, I have been there. Tragically, some years ago, it was really difficult to find a website that explained in English the beauty of our tradition. A website that backed up my explanations and avoided my shame. Now you can find a nice explanation in Wikipedia but is not as fun as mine!
Basically what we do in xmas eve is to decorate a log with eyes, nose and a red hat (called barretina). The log looks really cute and innocent it even has a name: Tió.

Picture 1. A traditional Tió


Historically, the log was empty inside and was filled with fruit during advent. In xmas eve, our ancestors had to hit Tió in order to get a piece of fruit get out from the logs bottom. Nowadays, the process is more sophisticated. Once all the family is together they sit on a circle with the Tió in the center, covered with a blanket. The kids go and hide in a room. Once the kids are out of sight, the parents hide some little presents under the log, like pencils, or sweets. Once its ready kids run into the living room, with broomsticks in their hands, and start to hit the log in order to make it “shit” in catalan we say “fer cagar el Tió”, the harder they hit, the more presents they get so, some kids might be pretty aggressive. At the same time kids hit the log, they sing songs. We Catalans are so creative that we have special songs to aid the Tió shit nice presents for us, see the video below for more info (BTW the comments on the video are not to be missed, lol):


Once the kids open the presents, they go and hide again, and the parents put some more presents under the Tió, and the kids are called again to go and hit the log and get some more presents. The presents are always small and preferably non fragile, just in case they get hit by mistake by an over excited kid.
And this is it, one of the most beautiful scatological catalan traditions together with the Caganer del pessebre (in English little shit maker), second part of this post.
To loop the loop I have to tell you about the Caganer del Pessebre (I like to translate it as little shitmaker). It is another typical character that appears every year in Catalan households. The tradition is to build a nativity every xmas. Hidden in every nativity can be found a man with a barretina having a shit, as simple as that, reason unknown. The fun is to go to someone’s place and look for the Caganer in their nativity. A xmas without a Caganer is not a real one, I love it!
Picture 2: typical caganer

Under no circumstances give as a present to your English friends a Caganer del pessebre. I did it and they did not take it well, they might still hate me. I had one Caganer in my desk at work, and the daughter of my boss was about to vomits when she found it by mistake. Only catalan culture can understand the beauty inherent in someone having a shit in your living room.
I am no psychologist so I don’t understand the reason behind our obsession for shit, shitmakers and shit logs. It might be that we are still stuck in the anal phase as a society. Or we might be more liberated, and happy to pass of all logical conventions. What is important is that we know how to have fun!
My message to non Catalan people that get a Caganer as a present: do not get offended for us it is a great present, and a privilege, there are Caganer collectors out there. It is an honor to get a Caganer as a present as shit is the symbol of fertility and growth so open up!
Well, I am open to any questions that you might have,
Merry xmas to everyone!

Tuesday, 18 December 2012

Cumpleaños feliz!!!



Hoy hace un año de la inauguración de Imaginetura. (aplausos). A continuación, un pequeño resumen de las estadísticas del año:

  • Entradas: 47, la más vista la del supositorio valiente, que es mi favorita ;)
  • Visitas: 5200 en un año, que han ido aumentando de forma exponencial. ¡Por cierto, desde que estoy en Twitter que el número de visitas se ha quintuplicado!
  • Países que me visitan más: España, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, México, Rusia, Argentina, Colombia, Perú, Chile. Pero he llegado a tener visitas de Taiwan, Australia y Nueva Zelanda, sobretodo en la receta de Sangría y Paella.
  • Seguidores: 23. Muchas gracias por vuestra paciencia y generosidad, a algunos no os conozco pero os tengo en muy alta estima por vuestros perfectos comentarios (que pelota soooooy) alias: por favor seguid así de animados, me encantan vuestras observaciones J
  • Concursos: 1.  Muchas gracias  a los participantes del I Concurso imaginetureño de verano (a los ganadores: no sufráis, una vez me libere de las fuerzas del mal, haremos la prometida ceremonia de entrega de premios. A malas, os los enviaré por correo que los tengo al lado del ordenador y se ríen de mi cada noche).

En resumen: un año muy fructífero. Espero poderos sorprender un poco más durante el 2013! 
Un abrazo cybersónico a todos
Mia
PD: gracias SBP por animarme a empezar con el blog

Friday, 14 December 2012

Big Bad Wolf


Hoy os pongo mi video favorito y el más visto del 2012 en mi youtube particular. Lo conocí gracias a Criscod, mi amiga incondicional, que el día que lo vio un poco más y vomita (palabras que acompañaban al link que me envió) y luego pensó: a Mia seguro que le gusta, vamos a mandárselo. Desde la blogosfera: Criscod gracias por un magnífico regalo, junto a tu llavero katana, ¡Lo mejorcito del año!


Y os preguntareis: ¿Porqué a una chica tan modosita le gusta un video así?
Pues por muchas razones:

  • es realista (sobretodo los tíos salidos en cada esquina).
  • es liberal, estoy harta de no poder expresarme sexualmente y este video hace que me sienta menos reprimida.
  • es gracioso, sobretodo la parte en la ducha y lo de la pelota de ping pong.
  • es muy original, nunca había visto un video con cabezapollas aulladoras.
  • es atrevido, puede que haya estado una especie de suidicio social para el grupo, pero unos pocos sabemos apreciarlo.
  • me pone tonta jiji tios como los del vídeo no se ven cada día.
  • es el vídeo con el que engatusé a mi chico (hahahaha)
  • me plantea preguntas existenciales como: ¿están en una sociedad en los que todos tienen caras en la parte baja del tronco, o es que solamente es un sector privilegiado de esta? 

¡¡Es que este vídeo lo tiene todo!!
Lo único que no me gusta es que la música es muy repetitiva, pero bueno se perdona ya que mantiene la tensión.
Bueno, os dejo y vuelvo a mi modosito habitual que ya se ha acabado la luna llena auauauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

Sunday, 9 December 2012

Maldita ruidosa recogida de muebles viejos


Esta entrada es una continuación de malditos containers. Y es que los jueves  tengo la sorpresita de encontrarme un montón de muebles viejos debajo de la ventana de mi casa a parte de los ya mencionados containers. Esta vez adjunto otra foto en la que se ven algunos de los muebles viejos y un poco más atrás seis de los containers que me hacen la vida imposible.

Normalmente alrededor de las 23.30-24h llega el camión de recogida de muebles viejos. Es un camión metálico y sin techo. Los dos encargados, toman los muebles y los lanzan en al camión como si fueran los hermanos Gasol intentando encanastar en un partido de la NBA. Con la diferencia que los muebles pesan y el camión es metálico y hacen un ruido horroroso al aterrizar. Un ruido casi ensordecedor que me sube la adrenalina de la mala luna y por tanto que evita que pueda dormir, ya que estan unos 45min, non stop.
Un día que ya tuve suficiente, decidí volver a escribir otra carta de queja al ayuntamiento, esta vez contra el ruido de la recogida de basura, y pidiendo que movieran de sitio el lugar de recogida.
Esta fue la respuesta recibida:
Benvolguda ciutadana,
Responem a la vostra comunicació rebuda el xxx, amb codi xxx, en la qual manifesteu la vostra disconformitat sobre l'horari de la recollida de mobles en el C. xxxx que es passa a partir de les 23:30 hores de la nit i a part tenen 12 contenidors a la vora que suposa un constant passi de camions, sobretot els dijous, que no deixen descansar. Demana si no es podria avançar l'horari.
En primer lloc us demanem disculpes per les molèsties i en segon lloc, dir-vos pel que fa a l'horari que és el corresponent a la programació establerta de difícil canviar ja que s'ha de seguir una ruta combinada amb altres equips i els sentits dels carrers que es comença a les 22:00 hores i acaba a les 6:00 hores. De tota manera s'ha parlat amb els equips que fan la recollida, per a que ho tinguin en compte e intentin minimitzar al màxim el soroll.
En quan a la necessitat de fer-se en horari nocturn, és principalment per descongestionar la ciutat, per seguretat tant dels ciutadans com dels propis operaris i per sanitat al ser les temperatures nocturnes més baixes, important sobretot a l'estiu.
Us agraïm que hagueu contactat amb nosaltres, ja que considerem que és molt important que la ciutadania participi i col•labori activament amb l'Ajuntament per millorar els serveis municipals i la convivència a la ciutat. Restem a la vostra disposició per a futures comunicacions.
Cordialment,
Direcció de Planificació i Control de Gestió
Àrea de Medi Ambient i Serveis Urbans
Ajuntament de Barcelona
La carta es sospechosamente similar a la que recibí cuando me quejé de los containers. Lo único diferente es lo que he subrallado. Os imagináis al Director de planificación y control de gestión diciendo: “Hemos tenido la queja de una ciudadana que dice que se hace demasiado ruido al hacer la recogida de muebles viejos. Vamos a tener que hablar con el equipo de recogida para que minimicen el ruido al máximo” ¡Pues yo no me lo imagino naaaaadaaaaaaaaaaaa! Vaya una bola me metieron, ya que la última vez que vinieron hicieron más ruido que mi vecino del Madrid cuando el equipo perdió la Champions. ¡Vaya un cabreo!
Ya lo he decidido, esto es el principio de mi Vendetta particular contra el sistema de recogida. Operación movilidad containerosa ha empezado. Watch this space…

Wednesday, 28 November 2012

El misterio de Sandy Island


La consigna de esta semana era escribir una historia a que incluyera la frase en negrita. Además, incluir un mapa de la historia. Los resultados:
A raíz de las noticias de esta semana he decidido narrar los hechos que ocurrieron entre  diciembre de 1999 y enero del 2000 en el hemisferio sur, concretamente en la isla de Sandy. No puedo revelar mi nombre ni mi ubicación pero si la verdad tal y como ocurrió.
La isla de Sandy  tenía unos 200 habitantes; no mucha gente conocía su paradero. La isla era un paraíso de forma alargada que medía unos 25Km de largo y 5Km de ancho. Estaba rodeada de playas y el centro era selvático. El pueblo de Sandy estaba en el extremo sur, en cambio el puerto se encontraba en el centro de la isla, donde el ruido de los barcos no molestaba a los ciudadanos, era un país muy práctico y democrático.
Como os podréis imaginar, la vida allí era un tanto aburrida y las visitas del exterior eran escasas o nulas. La última visita estaba en los libros de texto; era la de un barco pesquero Australiano que se había perdido en su camino a Tailandia, durante el verano de 1954. Mi padre, que era el periodista del pueblo y estaba a punto de perder su trabajo gracias a la falta de noticias interesantes, se moría de ganas de que alguien volviera a perderse por nuestros parajes pero no había ni rastro de buques mercantes.
Un buen día llegué a casa y me encontré con el mejor regalo que nunca tuve: un gato al que llamamos Mimo. Recuerdo que el día que Mimo llegó a casa todo cambió: mi padre empezó a publicar relatos sobre sus aventuras y el diario se convirtió en un foco inusual de interés.
Una mañana, Mimo y yo fuimos a pasear al extremo sur de la isla. Tenía pensado coger un par de cocos y llevarlos para cenar. El cielo estaba totalmente azul, no había ni una nube, todo parecía perfecto hasta que una sombra se colocó sobre nosotros y vi a un enorme animal que caía a mi lado. No supe reconocer al monstruo que tenía a mi lado pero al buscar a Mimo no lo encontré. Empecé a llorar y entre mis lágrimas vi su hermosa cola debajo del bicho gigante volador.
Imagen1. Aunque no se vea bien, es un mapa de la historia dibujado por la misma autora. Ahora se entiende que me dedique a la escritura?
Al siguiente día, en el periódico, en la sección de gatos aplastados daban cuenta en dos líneas de la muerte de aquel pobre bicho: "reventado por un enorme paquidermo", se decía sin dar otros detalles. A parte de que el animal volador era un paquidermo, ni el forense local ni el hombre del tiempo pudieron sacar agua clara del singular caso.  El pueblo estaba enfurecido, muchos amenazaron con dejar la isla si no se investigaba el caso a fondo ya que no se sabía si el hecho se volvería a repetir.
A insistencias de mi madre, mi padre decidió emigrar de la isla con unos cuantos ciudadanos indignados. La isla no era un lugar seguro. Irían a Australia y pedirían refugio hasta que se solucionara el tema. Justo al salir de la isla, vimos un enorme meteorito de paquidermos que caía sobre la misma. Había tantos y eran tan pesados que en un abrir y cerrar de ojos la isla empezó a hundirse ante nuestras sorprendidas narices.
Ahora la isla de Sandy está en los mapas pero nadie la puede encontrar. 




Wednesday, 21 November 2012

El recuerdo


Este es un ejercicio de clase de escritura, debíamos buscar algo que deseáramos utilizando un tono de misterio...

7.00 am: vuelve a casa, parece bebido o drogado.  Le cuesta asegurar la bicicleta, pero lo consigue.
7.30 am: las luces de la casa se apagan.
Sé de sobras que dormirá hasta la hora de comer. Después, se irá un rato al gimnasio, le gusta cuidarse. Los jueves, después del gimnasio, va a casa de una chica, se la tira y luego: a trabajar. Me consta que no hablan, es una relación sin palabras basada en necesidades físicas. Ella no entiende por qué siempre vuelve. Él no entiende por qué ella le abre la puerta. Trabaja en un restaurante italiano del centro, en el turno de noche. Cuando termina, se va con sus amigos a bailar.  En la madrugada vuelve a casa, bebido o drogado, en su bicicleta blanca.
Qué rutinario, qué previsible, creo que no será difícil saber lo que quiere mi cliente.
16.00pm: sale hacia el gimnasio.
16.15pm: entro en la casa. Ya es hora de que haga una investigación a fondo. Todo muy ordenado. Anoto que le gusta vivir bien. Tiene un Macbook, ropa de marca por todas partes y productos de belleza en el baño. Libros en italiano. Libros de pintura. Un cajón con carboncillos y sanguinas. Láminas  con dibujos olvidados. El deseo olvidado.  Tomo prestada una lámina.

18.00pm: quedo con mi cliente. Le enseño la lámina. Esto es lo que buscabas. Esto es lo que te traerá la felicidad.
23.00pm: sale del trabajo. Hoy no irá de fiesta, tiene que pensar, ya está harto de huir.
7.00am: se despierta. Toma sus sanguinas, los carboncillos y láminas vacías. Sale al puerto dispuesto a vivir plenamente. Hoy es jueves, hoy hablará con ella, le preguntará si la puede dibujar. Su sueño olvidado por la rutina, gracias saber por recordármelo.

Saturday, 17 November 2012

Malditos containers


Hace tiempo que el Ayuntamiento de Barcelona decidió idear máquinas de tortura para los ciudadanos de segunda clase que viven en primeros pisos de las calles de la ciudad. Me pregunto cuál es la raíz de este odio. ¿Será que la mujer del jefe del servicio de recogida le hizo los cuernos con el vecino del primero? ¿Será que de niño, el chico del primero siempre le robaba los cromos? ¿Será que simplemente, tiene manía a los del primero porque no hace falta que usen el ascensor?
Estas y muchas más preguntas me asaltan a diario entre las once de la noche y las 6 de la mañana cuando los ruidosos y lentos camiones de la basura me torturan, y es que tengo la mala suerte de vivir en el primer piso de una esquina en la que hay nada menos que 15 containers. En la foto solo se ven 6 porque mi pobre móvil android nuevo con froyo no da para más.

Después de 1 año de sufrir un insomnio malo para la salud pero bueno para mi blog, una noche exploté y decidí que ya era hora de quejarme al ayuntamiento del maldito ruido. Les escribí una carta solicitándoles un cambio de lugar para los containers o un cambio en el horario de recogida, para que el ruido no se hiciera durante la noche.
Al día siguiente, oh sorpresa, los 6 containers de la foto desaparecieron. Esa noche, dormí durante 8h seguidas como hacía tiempo no pasaba. Bendita internet, bendito ayuntamiento, todo viento en popa, seré feliz para siempre. Mi éxtasis duró poco, ya que a la mañana siguiente, me di cuenta del engaño al despertarme gracias a con unos ruidos muy raros que venían de la calle: había música, se oían niños gritar y música estridente. Al mirar por la ventana lo entendí todo: las fiestas del barrio habían llegado y con ellas el infierno más temido: los conciertos nocturnos, el ruido de la gente borracha y los gritos de los niños jugando libremente. Fue una semana de infierno, y cuando finalizó, mis amigos los containers volvieron a su lugar natural: bajo mi ventana.
Al cabo de dos semanas recibí el siguiente email:
“Responem a la vostra comunicació rebuda el 04/10/12, amb codi 0558ZBK, en la qual manifesteu la vostra disconformitat sobre l'excessiu i continuat soroll que fan els camions de neteja entre les 23:00 h i les 4:00 hores de la matinada en el C. xxxxx que no els deixa descansar. Demana canviar l'horari p.ex. de 19:00 h a 23:00 h o bé treure els contenidors de baix de la seva finestra.
Comunicar-vos que la separació de les diferents fraccions requereix també d'una recollida diferenciada i és per la nit que passen els camions que recullen el rebuig i  l'orgànica per separat. Els serveis de recollida s'han de fer en horari nocturn ( la durada del servei s'inicia a les 22:00 h i finalitza a les 6:00 h ) i en conseqüència  algunes molèsties són inevitables.
Els motius principals de fer aquests serveis de nit, són: per descongestionar la ciutat, per seguretat tant dels ciutadans com dels propis operaris i per sanitat al ser les temperatures nocturnes més baixes, important a l'estiu Cordialment.”
Sé que está en catalán o sea que os lo traduciré para que no digan que los catalanes somos maleducados: “Jódete, no cambiaremos nada”.
O sea que me he quedado con un cabreo de la hostia y una buena dosis de impotencia agresiva a las espaldas.
Una abogada me ha animado a qué los denuncie al tribunal de los derechos humanos…¿Qué haríais vosotros?

Friday, 9 November 2012

Lola


-581527?
-Hello, I am Esther.
-Hi, this is Lola.
-Hi Lola…are you Mary’s little sister?
-Yes!
-Listen Lola, is Mary at home?
-No
-How come? she told me to ring her today…
-She is in London.
-What is she doing in London? I thought that she hated to go there.
-I am not sure, but she is going to be back soon I guess.
-Really? Can you ask your parents if they know when she will be back?
-My parents are no here either, they are in London with Mary. They went with her because she could not go on her own.
-Why not? What happened?
-She broke her arm.
-Oh my….how did she manage?
-mmmmm I am not sure. If you want you can ring her on her mobile, do you have the number?
-Yes I do, I will try there then. Thanks Lola. Bless you, bye bye
-Bye

----------------------------------------------------------------
-Hello Mary?
-Hello, who are you?
-I am Esther, how are you?
-Not very well. Broke my arm, plus next week we start college, not looking forward to it….
-How did you break your arm?
-Well, we had a car accident. We were going to see the Manchester game, we were in a bit of a hurry, and then –Mary starts to cry.
-What’s wrong? Did you break anything else? That’s why you are in London, Lola just told me you three had to go to the city.
-Lola? That’s impossible. She is not at home.
-Of course she is, I just spoke with her ten minutes ago.
-In the accident I broke my arm but Lola….-Mary sobs- …died instantly in the crash, she has been dead for a week.

Monday, 29 October 2012

Pensamientos ajenos


Andrea salió al mostrador a ayudar a Agustín, su compañero del día. En cinco minutos se había formado una larga cola, era hora punta, no le gustaba porque se sentía como la cajera de un supermercado. Estudiar Farmacia tantos años para acabar de cajera era deprimente.
-          Hola buenas tardes señora ¿En qué puedo ayudarla? – Lo primero que le habían enseñado al empezar que a los clientes se les tenía que tratar con respeto.
-          Buenas tardes, mira estos días me siento un poco cansada, no sé lo que me pasa. Quería saber si tenían algo para esto, para que me animara.- mientras la clienta hablaba, Andrea se dedicó a observar a la mujer que tenía delante. Estaba elegantemente ataviada, pero su mirada decía otra cosa totalmente diferente, destellaba tristeza. Decidió salir del mostrador para hablar con ella y llevarla hasta el stand de las vitaminas y productos naturales.
-          ¿Ha tomado ya alguna cosa para esto? –dijo mientras la rozaba ligeramente con el brazo sin querer. – fue en ese momento que lo supo todo sin que la clienta se lo dijera. Su padre había muerto hacía unos días. Estaba muy deprimida. Vivía sola y no tenía nadie con quién hablar. Lo único que había tomado eran demasiados gin tonics.
-          No, no he tomado nada. Creí que lo mejor era venir aquí, pedir vitaminas o algo así.
      Andrea no podía creer que con solo tocar a la mujer que tenía delante supiera todo lo que le pasaba. Gracias a la información que tenía, le recomendó tomar hierba de San Juan, y le dijo que fuera al médico si en una semana aún no se sentía mejor.
      Durante toda la tarde, tuvo clientes  uno tras otro y con todos le pasaba lo mismo. Cuando los rozaba, sabía realmente lo que necesitaban, sin necesidad de hacer infinidad de preguntas como solía hacer en su día a día.
      Llegaba la hora de cerrar. Estaba agotada y contentísima. Por primera vez en mucho tiempo tenía la sensación de haber ayudado a gente, en lugar de vender cajas como su fuera una autómata. Además, hoy era viernes y Vicente, su novio de toda la vida, la venía a buscar.   Vicente entró en la farmacia y le pidió algo para el dolor de cabeza. Andrea le rozó ligeramente para ver si sus poderes funcionaban con él. Ojalá no lo hubiera hecho. El roce le descubrió que su novio llevaba unos meses liado con María, su mejor amiga, tenía dolor de cabeza de pensar lo que debía hacer, que no lo tenía muy claro. ¡La muy arpía, el muy cabrón! Su mente iba a cien por hora. Le dió un gelocatil. Se fue a cambiar y cuando nadie miraba abrió unas cuantas cajas de Viagra®, y se quedó con una colección de pastillitas azules.
-       Hoy cocinaré yo mi amor, ya verás cómo te gusta. – Dijo Andrea ésa y muchas otras noches.   

      La venganza no tardó en aparecer. Al cabo de unos días y de forma sorprendente, Vicente empezó a tener erecciones constantes, en el trabajo, en el gimnasio, en el metro. No podía controlarse y además no desaparecía por mucho tocotó que hiciera.  Muy preocupado por que no fuera un problema más profundo, fue al médico que, extrañado decidió basar su tesis doctoral en él.  
      Al cabo de unas semanas, a Vicente se le pasaron las ganas de tener relaciones, lo dejó con María de forma silenciosa, y le dijo a Andrea que había pensado tomar los hábitos. Justo al unirse al monasterio le desaparecieron los síntomas, cosa que entendió como señal de que el Señor lo había acogido y perdonado por sus males.
      Andrea, ya más tranquila, perdió sus poderes. Pero curiosamente le volvieron a aparecer unos años más tarde cuando su marido le metía mano a la vecina de forma ocasional.

Sunday, 21 October 2012

La calabaza de Nabru


Érase una vez una calabaza anónima abandonada. Nabru la encontró por casualidad, paseando a orillas del huerto de su padre. Famosa por preparar brebajes de amor, decidió que esta vez el amor sería para ella.
Tomó una mezcla de María Luisa, Albahaca y Hierba limón, las puso en una bolsita y las colgó encima del horno mientras cantaba unas palabras inescrutables  «Uni michi suni du, uni michi suni du»  las repitió hasta que se durmió del aburrimiento. Al despertar, hizo una infusión con las hierbas mágicas, ya secas.
Vació la calabaza anónima. Le hizo unos ojos y una boca sonriente. La rellenó con la infusión. La calabaza lloró y lloró. De sus lágrimas brotaron ojos, brazos, cabeza, piernas, cuerpo. Un príncipe entero.
El príncipe, sorprendido de ser liberado la miró y lo supo: era ella. En su mano se materializó un zapato de cristal. Nabru, anonadada se sentó. El zapato le cabía a la perfección y era idéntico a uno que había perdido hacía tanto tiempo que no se acordaba. Se miraron a los ojos y lo revivieron todo: eran el uno para el otro, esta vez nadie les detendría. Por fin se habían re encontrado.  

Miraron por la ventana y vieron a sus enemigas: las dos hermanas de Nabru, y su madrastra mirándoles con envidia. Antes que pudieran reaccionar, Nabru les lanzó el resto de la infusión de Melissa, Albahaca y Hierba limón. Tres calabazas aparecieron en el alféizar. Las dejaron en el huerto de su padre, olvidadas y anónimas.
Y fueron felices y comieron perdices, no calabazas.

Sunday, 14 October 2012

El móvil olvirobado


Parece que tengo una capacidad especial pierde móviles que he ido desarrollando con los años. Pensaba que Oli, un tipo galés un poco cortito que al parecer usaba solo sus neuronas para tocar el piano muy bien, era el rey de las pérdidas tontas de móvil. Le robaron su iphone mientras lo usaba en una plaza de la Habana, se compró uno nuevo y a los 2 meses se lo robaron otra vez en Barcelona, una noche que decidió bañarse desnudo a la luz de la luna mientras unos ladrones se largaban con su ropa, pasaporte, dinero y el susodicho iphone.

                Pero no, señoras y señores. La presente, Mia  para los amigos, se lleva la palma a la tontería gaferosa. Mi currículum pierde móviles empezó hace ya 12 años. Tenía mi pequeño (en aquella época, ahora se consideraría gigante)  y amado Samsung, al que finalmente me acostumbré a llevar a todas partes. Ya sabéis que al principio de la era de los móviles, lo típico era solamente llevarlos para emergencias. Mis padres insistieron que como siempre me pasan cosas raras, mi existencia requería vivir en un estado total de alerta, por tanto siempre debía llevar el móvil encima.
                El móvil se convirtió en mi compañero inseparable. Le di todo mi amor y cariño pero un año después de entrar en mi vida, decidió abandonarme en un taxi. Aún puedo imaginar la cara de alegría de aquel taxista que se encontró mi preciado móvil con toda mi lista de teléfonos, (en aquella época era todo lo que podían hacer) en el asiento de atrás de su apestoso coche negroamarillento.
                Si avanzamos unos años en el calendario, llegamos a  los hechos que ocurrieron ayer sábado a las 13.30h GMT1 en Saldes, cerca del Pedraforca. Como buena catalana, había quedado para ir a buscar bolets. Lo teníamos todo: las cestas de mimbre, cuchillos, ropa de abrigo, libro de setas con fotos. Solamente nos faltaban los rovellons, ya que fuéramos donde fuéramos, solamente veíamos amanitas, pets de llop y setas con aspecto muy venenoso.
                Paramos el coche delante de una gasolinera que estaba cerca de un bosque de pinos, y mandamos a Jaume, el culpable indirecto de mi pérdida de móvil, a ver si en el bosque de detrás de la gasolinera había rovellons. Mientras, me dediqué a buscar en internet un restaurante donde ir a comer, llamé y reservamos para más tarde (por cierto, delicioso restaurante: El forn). En estas que Jaume viene sonriente, con dos rovellons gigantes en la mano: “Chicas, he encontrado un lugar donde hay muchos, anda venid!”. Salgo del coche toda emocionada, con el móvil en la mano, dejo mi Samsung con funda rosa fluorescente en el techo del blanco coche de Jaume, me pongo el anorak y me voy a cruzar la carretera a la caza de setas comestibles indefensas, ajena a los gritos sordos de mi amado móvil rosa, que olvidado en el techo de un coche blanco sabía que me había perdido para siempre.
                Y bueno, el resto es historia. Después de recolectar 2Kg de setitas suculentas, decido hacerles una foto para compartir con mis amig@s de Facebook, para pasarlas a los grupos de whatsapp que tengo,  y pasárselo por la cara a mi padre y a mi cuñado que la semana pasada no encontraron ninguno. El móvil no aparece por ningún lado. La trágica imagen de éste olvidado encima del coche aparece en mi mente. Volví corriendo al lugar del crimen con la esperanza de que en un lugar de montaña, como todo el mundo es de buena pasta, nadie habrá cogido el móvil, pero noooo es pedir demasiado a la humanidad. Alguna alma despiadada se lo llevó. Rápidamente llamé a Movistar y un señor muy simpático me canceló la cuenta y el móvil y me prometió que a partir de ese momento no podrían acceder a mi facebook,  gmail, whatsapp, mydays, kindle, lista de teléfonos o fotos (lo de las fotos no me importaba, porque la semana anterior borré por accidente las 400 que tenía).

Durante mi relación con los móbiles he tenido: 5 Nokias (uno de ellos murió porque lo puse en la lavadora por accidente), 2 Sony, 1 Alcatel y no los he perdido nunca, los tengo todos guardaditos por si acaso un día se acaba el mundo y los necesito. ¿Creéis que seré muy tonta si vuelvo a comprarme un Samsung?

Wednesday, 3 October 2012

El supositorio valiente

Por fin llega a vuestras pantallas el relato corto publicado muy amablemente por AEFLA en la revista PLIEGOS de la Rebotica. Es un tanto largo...

Dedicado a Criscod, tu ya sabes quién eres ;)


Estoy deprimido. Bueno va, no quiero ser optimista en épocas como ésta, que además estamos en crisis: estoy muy deprimido. ¿Por qué?, os preguntaréis mis queridos lectores. Supongo que en una vida pasada fui una mala persona. Hice un montón de marranadas a gente. Debía de ser señor feudal, o aún peor: pirata. Sí, en otra vida fui pirata, uno de esos que va por ahí saqueando barcos, tomando a mujeres contra su voluntad y destruyendo puertos a diestro y siniestro. Si me imagino así, tan valiente y luchador, se me pasa un poco la depresión. Me gusta. Fui tan temido y cometí tantas maldades que después de pasar a mejor vida y luego reencarnarme en cucaracha, rata y puercoespín, aún no he saldado mis deudas con el karma y ahora me ha tocado lo peor de lo peor: ser supositorio. No os riáis no, no es de risa, mejor que lloréis que aún no lo habéis oído todo.
Nacido en el lote P250-HN97, con exactamente 2g de peso, rodeado de mis hermanos gemelos de glicerina, no recuerdo nada de mi infancia hasta el momento en que llegué a la farmacia, que sería mi hogar hasta casi mi fecha de caducidad. Las primeras palabras las escuché en boca del farmacéutico titular a sus trabajadoras: “A vender estos supositorios, que acabo de comprar un lote grande”. Nos pusieron en un lugar preferente de la farmacia, a la vista de todos, pero nadie nos quería. Creo que notaban que éramos un cero a la izquierda y no nos compraban. Con el tiempo quedamos relegados a estar detrás de los chupetes, con suficiente visibilidad para observar el día a día, y al mismo tiempo pasar silenciosamente desapercibidos.
Para que entendáis la magnitud de la tragedia que me ha tocado vivir, tengo que daros un poco de background, una técnica que ahora está muy de moda. Y es que dentro del mundo del medicamento, al que pertenezco, existen cuatro clases sociales. Primero, y situados arriba de todo de la pirámide de poder, encontramos los medicamentos de última generación a los que pertenecen inyectables, cápsulas recubiertas o  implantes intraoculares. No se mezclan con nadie, siempre dentro de sus cajas de diseño, son carísimos y usados solo en enfermedades impronunciables. Todos ellos unos pijos con los que me niego a hablar. Luego tenemos  inhaladores, comprimidos, cápsulas, suspensiones y soluciones de toda la vida. Parecen campechanos pero no me fío de ellos ni un pelo, nunca se sabe si te van a  dar por la espalda. Lo mismo con los terceros,  cremas y  linimentos, a éstos no se acerca nadie, que huelen. Finalmente, por debajo de todos, estamos los olvidados supositorios, sin ningún amigo que nos comprenda.
Aquí no se acaba el tema, que es más complicado que aprenderse la ley del medicamento en ruso, ya que durante los últimos años ha entrado un nuevo concepto que ha añadido otro nivel de complejidad: el genérico. Por tanto, cada clase está dividida en dos: los que son de marca (se creen muy superiores) y los que son genéricos (una especie de quiero y no puedo). Os daré un ejemplo ilustrativo: un comprimido recubierto de marca siempre se sentirá superior a un comprimido recubierto genérico, pero un comprimido recubierto genérico siempre tratará mal a un linimento aunque éste sea de marca.
Además, estas diferencias los pacientes las notan, seguro. Tantos años olvidado en una estantería de la farmacia han hecho que vea muchas cosas. Los clientes, en cuanto entran en una farmacia, si ven que les toca un genérico se les saltan/agrandan los ojos y empiezan a tartamudear, no falla. Pero bueno, con la excusa de la crisis cuela todo menos nosotros los supositorios, claro, ¡con lo baratos que somos!
Como veo que estáis siguiendo bien la explicación, añadiré un nivel de complejidad dentro de mi clase social. Entre los supositorios también existe otra diferencia social. Está relacionada con el tipo de fármaco que tenemos incorporado. No es lo mismo ser un supositorio de oxicodona (ser opioide te sube el caché) como ser un supositorio de paracetamol (un analgésico de pacotilla) o ser como yo: un simple supositorio de glicerina que además es genérico. En resumen: un perdedor, el eslabón más bajo de la cadena medicinal.
El día a día en la farmacia era de lo más rutinario. Normalmente había dos farmacéuticas por la mañana y dos por la tarde, el jefe solamente aparecía algunas tardes a mantener el orden. Estábamos hartos de que las cajas de inyectables se rieran de nosotros cada vez que les recortaban el código de barras y las envolvían en suave papel de seda para ir a cumplir su cometido. No podía soportar que hasta los potitos nos dijeran: “Adiós, nos veremos en el intestino grueso”. A mí me gustaba una de las farmacéuticas, de constitución pequeña, pelo largo y ondulado, un poco tímida. Con el tiempo descubrí que se llamaba Tina. Era muy cariñosa con sus clientes, siempre les daba buenos consejos. Enseguida noté que le gustaba su trabajo, pero tenía un destello triste en sus ojos que me hacía intuir que no era totalmente feliz.
La leyenda urbana decía que, con un poco de concentración, los supositorios de glicerina podían sufrir un proceso de morfocapsulización, pero tenía que comprobarlo por mí mismo. El 27 de marzo fue un día de desesperación en el que decidí que las cosas tenían que cambiar. Enseguida lo supe: quería convertirme en cápsula. Aun diría más, quería ser una cápsula de marca, un antigripal de aquellos que todo el mundo compraba continuamente. Además, quería cambiar mi karma y decir adiós al sufrimiento de pensar lo que me esperaba en mi próxima vida; aquí se acabaría el espiral del mal en el que estaba metido. Y la única manera era haciendo el bien, cosa muy difícil si seguía siendo un supositorio genérico de glicerina. Una vez tuve mis objetivos claros el universo se puso a mi favor.
Ya me había fijado en que Tina miraba a Jorge, el chico que traía los pedidos, con ojillos acorazonados. Y no me extraña, ya que tenía el cuerpo tan perfecto como si de un medicamento de marca se tratara. Además, detrás de su hermosa sonrisa se escondía un gran corazón que hacía tiempo tenía la aorta puesta en Tina, pero casi nunca se hablaban. Entre Tina, que se limitaba a mirarle y soñar que un día él le declararía su amor y se casarían y tendrían hijos juntos pero que en el momento de la verdad nunca se atrevía a ir más allá de los buenos días, y Jorge, que la miraba y pensaba que una mujer tan hermosa nunca se fijaría en él, esto era un nunca empezar. Entre los dos, me subían la liposolubilidad por los aires.
El día L, que me gusta recordar como el día de mi liberación, Tina tenía que revisar que no hubiera medicamentos caducados. Como Tina era una buenaza, le tocaban las peores faenas de la farmacia. En esas que nos encontró olvidados y cubiertos de polvo detrás de los chupetes, a un mes de estirar la pata. Nos sacó de la caja para evitar que nos vendieran, nos dejó sobre la mesa donde recibían el pedido, y con el ajetreo de la mañana se olvidó de nosotros. Llegó el pedido y nos pusieron al lado de una bonita caja de cápsulas antigripales de marca.
Berta, una de las farmacéuticas más bulliciosas de la farmacia que tendía a hablar demasiado y trabajar poco, casualmente ese día no se encontraba bien. Corría una epidemia de gripe y la mañana anterior un cliente le había tosido en la cara para ayudar a que ésta decidiera el mejor tipo de jarabe a recomendarle. Seguramente el virus la había contagiado, ya que Berta notaba cómo la gripe empezaba a invadir su cuerpo poco a poco. Se sentó en una silla un poco mareada, abrió la caja de cápsulas de antigripales de marca que había a nuestro lado y sacó una de ellas del envoltorio. Aburrida, se dedicó a jugar con nosotros, los olvidados supositorios. Tomó a uno de mis hermanos y lo destruyó con sus propias manos ante nuestras asustadas cabezas. Luego decidió que desharía a otro de nosotros con ayuda de su mechero, y me tomó a mí. Era mi hora, lo sentía. Iba a morir sin haber tenido tiempo de hacer el bien.
Empecé a ponerme nervioso, y noté cómo empezaba a deshacerme sin ayuda del fuego. Pero el karma estaba de mi parte y Tina me salvó. Se dio cuenta de que Berta se estaba escaqueando otra vez y la llamó al mostrador. Berta me dejó en la mesa junto a la cápsula y, con cara de mal humor, se dirigió a atender clientes. Pensé que el karma me estaba brindando una oportunidad única. Si quería cumplir con mi sueño dorado era ahora o nunca. Imaginé con todas mis fuerzas que me deshacía y que me unía de forma irreversible a la cápsula que tenía al lado gracias a la bendita glicerina que tenía en mí.

Imagen 1. Supositorio sufriendo un proceso de morfocapsulización. Gracias a Ricardo Vicente Hernández por donar su dibujo a la ciencia farmacéutica.


El milagro ocurrió. Un momento era supositorio, al siguiente era una delgada capa de glicerina deshecha y al otro era parte de la cápsula pija de mi lado. Muy a su pesar, la morfocapsulización había funcionado con éxito. No cabía en mí de gozo. ”Espera a que me vean mis hermanos”, pensé con orgullo. A este paso, esto era el fin de nuestra casta, estaba seguro.
Lo que pasó a continuación fue bastante inesperado. Jorge entró con el pedido, lo dejó en la mesa y como tampoco se encontraba muy bien, me vio y me reconoció como antigripal. Ni corto ni perezoso me puso entre sus labios, y se me zampó. Así de simple, no tomó ni un poquito de agua.
“Qué corta fue mi vida como cápsula --pensé una vez en su torrente sanguíneo--. ¡Y no he tenido tiempo de hacer el bien! Pero espera… podría…” Se me ocurrió tan rápido que no tuve tiempo casi de reaccionar.
Una vez pasé la barrera hematoencefálica supe perfectamente mi cometido. Fui hasta el área del pensamiento y por unos segundos tomé control de la mente de Jorge. Me acerqué a Tina, medio tambaleándome al principio, luego con paso seguro. La tomé entre mis brazos. La besé. Le dije que era la mujer de mi vida. Ella nos miró un poco espantada al principio, pero luego decidió que ya llevaba demasiados años pensándose demasiado las cosas. Por una vez improvisó y decidió ser feliz.
Segundos antes de ser metabolizado pienso: “Ya he hecho el bien. ¿Qué me deparará el karma?”

Friday, 28 September 2012

Milagro nórdico

Este microrelato ha sido Mención especial del Jurado del I Certamen Internacional de Microrelatos "Los Alephs"  

El hombre, sueco o finlandés, no hablaba español, lo único que quería era abrir la boca y comunicar sus sentimientos. Anduvo despacio hasta el centro de la plaza decidido a ser escuchado. Se detuvo. Con mucha parsimonia se quitó el sombrero. Luego  la gabardina. Tres, dos, uno, cero, ¡Ahora! «AHHHHHHHHHHHHHHHHHH!» Gritó desde el fondo de sus entrañas. A su alrededor, las palomas volaron como locas,  le dejaron solo. Los peatones se pararon y le miraron con extrañeza, algunos, se fueron asustados, y otros se acercaron a él para cerciorarse de que se encontraba bien.
Haciendo caso omiso de lo que pasaba a su alrededor, lo único que quería era desquitarse a cualquier precio. De momento, ya había sacado la rabia. Ahora  le tocaba a la tristeza. Se quitó la camisa y seguidamente los pantalones, «BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!», volvió a gritar, esta vez directamente desde el fondo de su corazón desgarrado. Aunque se sentía mejor, unas gotas de sudor frío empezaron a bajar por su espalda. Las piernas y los brazos le dolían horriblemente. Cayó al suelo y comprimió las piernas contra su pecho en un intento fallido de ahuyentar aquella agonía. No entendía lo que estaba pasando.

Los peatones le miraban anonadados. Delante suyo se estaba produciendo lo que solamente se podía describir como un milagro nórdico. El hombre desnudo que estaba gritando en la plaza se había transformado en un magnífico copo de nieve. Los más valientes se acercaron a tocarlo antes de que se derritiera. Más tarde, declararon que nunca habían sentido un frío tan rabioso y tan triste en su vida.

Tuesday, 18 September 2012

Arrelats a Catalunya


Aquella tarde del  11 de setembre,la Silvia es va anar a manifestar a favor de la independència de Catalunya amb la seva familia i uns amics. L’ambient era festiu,  era una manifestació que simbolitzava l’amor d’un poble per la seva pàtria de forma pacífica, era una demostració d’alegria que arrivaba al més fons del cor. L’energia era tal que la Silvia va dir en veu alta sense adonar-se “Aquest ambient fa que se m’endureixin els pits de l’emoció”. I ningú es va riure de l’afirmació, tothom va entendre que si, que d’una manera, tanta clamor i senyera era excitant.

Oh my god!”, va pensar la Cinthia quan va sortir del seu hotel de luxe tocant a plaça Catalunya i va veure tota aquella gentada enmig de tanta bandera. Els del hotel ja li havien dit que era millor que no sortís aquella tarda, pero no ho podia evitar, això era un fenòmen que no veia a Londres, la seva ciutat natal. Va agafar la càmera i va començar a fer fotos a tort i a  dret, si fins hi tot hi havia human castles (castellers), allò era com una festa.
Una vez tuvo la bolsa en la mano, Isidro miró por la ventana. Estaba llenísimo de gente que gritaba de todos los colores. Seguramente, el contenido de la bolsa haría mucho daño, pero era necesario. Todos tenían que darse cuenta de lo que realmente eran. Cerró los ojos mientras esparcía los contenidos de la bolsa al vacío. Trabajo echo-pensó alegre- Os vais a enterar.
La olor a humanitat que sentia la Silvia desde feia estona, es va sustituir per de sucre glass. Inconscientment li va venir molta gana. I aquesta, ràpidament es va transformar en un fort desig de ballar flamenco. Enmig de tot aquell enrenou de estelades i càntics de catalunya, es va fer lloc a cops de colze i es va posar a ballar al so de una música invisible. Sorprenentment, un dels nois que l’envoltava es va posar a fer palmes, una dona a donar crits d’aquells que arriben a  l’ànima.
La Cinthia, va observar com al seu voltant un grupet de persones començava a ballar jotas aragonesas. Hi havia uns quants que els hi va agafar per fer bullfighting. “This is crazy!” El  caos era generalitzat, ja que la majoria dels participants començaven a presentar síntomes de espanyolisme. Fins hi tot n’hi havia un que va començar a parlar en gallec sense ni saber-ne. Els de la tele anaven gravant-ho tot com bojos, reprimint amb dificultat, la necessitat que tenien de ballar al ritme que el seu cos els hi demanava. Tot i així, la clamor de visca Catalunya es va sentir en tot moment.
Isidro salió a la calle, y se le contagió la locura. Encontró un grupo que bailaba sardanas, y se juntó a ellos y se lo pasó de maravilla, hastá cantó el himno de los Segadors sin sentir el odio habitual contra éste.
I tothom se’n va adonar, no és la sang la que ens uneix. Tots som de tot arreu: Andalusía, Segovia, Aragó...És igual de on vinguem i quines són les nostres arrels. Vinguem d’on vinguem, Catalunya es fa estimar.

Sunday, 9 September 2012

El frikitest


         
Estamos viviendo en una sociedad mutante en la que aparecen multitud de razas urbanas. Creo que todo lo empezaron los hippies en los 60 con todo el rollo de “paz y vegetales” “amor libre” “no a la guerra” etc. Luego vinieron los rockeros, los heavy metals, los skins, los mots yo que sé, un sinfín de gente que se identifica con un tipo de moda, se viste de forma parecida y tienen ideas parecidas.
Yo siempre me he sentido un poco aparte de todo ese rollo, una persona aburrida y sin sorpresas. Con mis vestidos de flores, mis zapatos cómodos y mi pelo rebelde, ni los pijos quieren saber nada de mí. Sin embargo, hace unos meses un chico que conocí por internet me pidió que hiciera el frikitest antes de salir con él. Si no puntuaba lo suficiente, no le interesaba el conocerme en persona. Como podéis adivinar esto fue realmente ofensivo para mi orgullo femenino y de persona normal, pero tenía curiosidad y decidí hacer el test.



En el test había preguntas como:



Alguna vez has…
estudiado algún idioma por tu cuenta  => intenté estudiar chino sola pero no funcionó
 odiado desde siempre el orden establecido => desde que tengo uso de razón
 tenido una cita con un(a) Friki  => ¿cuenta un tío que solamente miraba pelis del Steven Seagal?
 estudiado un idioma artificial (p.e. Klingon, Goa'uld, Quenya, Lojba, Toki Pona...) => ni de coña
llevado dos o más relojes a la vez => hubo una época en los 90 en que estaba muy de moda!!!
 ... para saber la hora de varios países  => nooooo solamente se llevaban dos por si el otro se estropeaba!
tomado apuntes con más de un color => ¡Es obligatorio para la estética visual de la página!
hablado con tus plantas para que crecieran sanas y sin traumas => pues claaaro
He visto al menos dos veces...
 Blade Runner  => si
 cualquier película/film de los Monty Python => si
 La Historia Interminable => claro
 Pesadilla antes de Navidad (Tim Burton's Nightmare before Christmas) => desgraciadamente si
 Guía del Autoestopista Galáctico (The Hitchhiker's Guide to the Galaxy) =>no
Los Goonies => si
 Lady Halcón =>si
 El Cristal Oscuro (El Cristal encantado) (The Dark Crystal) =>si
 La princesa prometida (El pirata y la princesa) (The Princess Bride) => si, si, si, si
 La vida de Brian (Life of Brian) => si, si, si, si
... El sentido de la vida (The Meaning of Life) =>si
 ... Un pez llamado Wanda (A Fish Called Wanda) => si
Poseo...
más de cinco películas de las de arriba en DVD original =>si
gafas/lentes/anteojos  => ueeeeee
10.- Quisiera ser (o querría haber sido)...
vampiro => ¿Cómo lo sabe?
alumno de Hogwarts => ¡Éstos del frikitest tienen telepatía!
 el Dr. House => ¿Quién no quiere serlo?
Aproveche ahora para ir al baño...
Me gusta...
ojear el diccionario para aprender nuevas palabras => me relaja
 ojear por anillos (webrings) frikis => me paso horas
 montar rompecabezas (puzzles) => también me relaja
pasar la tarde en el El Corte Inglés (o cualquier centro comercial) sólo por el aire acondicionado/calefacción => este verano me ha salvado la vida
merendar fuagrás (paté) y nocilla (crema de cacao) en la misma rebanada de pan => ¿A quién coño se le ocurre eso???
Tengo o he...
tenido una cita con alquien a quien conocí por Internet => si, es lo más práctico en esta sociedad moderna



Al final del test hay una ronda extra que te da un montón de puntos si eres chica, o si, como yo, has hecho el test más de dos veces.Lo malo del test es que le falta un poco de actualización como preguntas sobre Star Wars, series como Verano azul o Juego de tronos.

La verdad es que me reí un montón haciendo el test y que saqué una puntuación de “Friki total” suficiente para quedar con el internauta friki y…bueno, eso os lo cuento otro día ;)

Volviendo al tema de las tribus urbanas, después de hacer el test, siento como si perteneciera a una comunidad que está ahí afuera, como los Expedientes X: los Frikis. Nunca me había sentido identificada porque es una comunidad que vive escondida a sabiendas de que ser friki puede ser maleficioso para la salud tanto vital como social.
Desde este humilde blog os invito a hacer el test, compartir vuestros resultados y ayudar a que el estigma del friki desaparezca!
Que la fuerza os acompañe….

Thursday, 30 August 2012

La espera I


Esta es la primera entrega de las aventuras de Sofía, a ver si os gusta. 

Sofía me dijo adiós desde la calle con un imperceptible ademán. Por un momento, la expresión de su cara se transformó, y en ella pude ver la de una niña de diez años que sabe que  echará de menos a sus padres, llena de pena e impotencia.
Esa expresión se quedó grabada en mi mente. Por muchos años esa misma situación se repitió una y otra vez: los dos abrazándonos rápidamente en una calle transitada, justo antes de entrar en el taxi que me esperaba impaciente. Yo, comiéndome las lágrimas para que Sofía no las viera, no quería que sufriera más.  No sé si pude transmitirle todo el amor que sentía por ella, ni nunca lo sabré. Solamente recuerdo su expresión juvenil.
-          La quieres mucho, ¿verdad?  - dijo el taxista
-          Si, la quiero mucho y la echaré mucho de menos.
-          ¿Por qué la dejas sola?
-          Vivo lejos, muy lejos.
-          Pero…¿Volverás, no?
-          Si, volveré, pero no sé si me recordará, o si me reconocerá cuando yo vuelva.- Mis lágrimas empezaron a brotar sin control. No importaba, ella ya no miraba.
No sabía si volvería. Lo único que verdadero era que tenía que viajar, ganar experiencias, vivir aventuras. Saber lo que es sentir de verdad. ¿Cómo, sino, llegaría a conseguir mis sueños? Sofía no me respetaría nunca si no conseguía mi gran deseo: ser un gran escritor. Sin su respeto no podría vivir, como tampoco sin su amor. La vida siempre nos sorprende, tocó elegir. Ella eligió su tierra, yo mi orgullo. Abrí mi petaca y tomé un sorbo de whisky mmmm ya empezaba a sentir ese anhelo. Sofía, te quedaste con mi alma, cuídala bien.

Imagen I. El hombre misterioso en el taxi

Dedicada a la iaia Sole...   

Friday, 17 August 2012

Conejitos suicidas/ Bunny suicides- holiday read

Hi! Hola!
He estado en holidays unos días. Como aún tengo el espíritu vacacional, esta es una entrada bilingüe. This post is in both english and spanish due to my wish to confuse you all.
El otro día entré en una librería con el objetivo de comprar un comic para una amiga y acabé encontrando este diamante en bruto: el libro de los conejitos suicidas.
The other day I went to a book shop and I found the most unexpected surprise.
The situation went like that: I wanted to buy a comic with cats for a friend that is a cat lover. I could not find anything so I asked the shop assistant for advice. Very helpfully he told me that he did not know of any cat comic book but that he could recommend me a bunny one.  After that he walked me to the comic section and showed me this beauty: The book of bunny suicides by Andy Riley.
I am ashamed to say that after reading some pages I laughed so loud that I decided I wanted to own the book a an antidepressant for my blue days.
However,  I am really worried about my sense of humour as the book is about a bunch of bunnies that want to commit suicide and the several ways they imagine to do it.





El libro de los conejitos suicidas me ha parecido muy gracioso ya que plantea situaciones inverosímiles con mucha elegancia e imaginación. Eso sí, no se si es suficientemente políticamente correcto como para regalar o sea que lo compré para mí.
Aquí abajo os pongo un ejemplo de suicidio, please find below an example of bunny suicide:



Mientras leo el comic me pregunto: ¿A quién se le ha podido ocurrir la idea de que unos conejos suicidándose pueden ser graciosos? ¿Cómo es que me hace gracia a mí?  A juzgar por la contracubierta del libro, que podéis ver si os lo compráis, a Elton John y a Hugh Grant, el libro les parece gracioso ¿Será que los famosos quieren comer conejo? ¿O será que en Inglaterra odian a los conejos y quieren que se suiciden?
Estas y otras muchas preguntas trascendentales son las que se plantea el futuro lector de tan útil y divertido libro.
I hope you enjoy this very different comic book!

Sunday, 5 August 2012

Watermelon gazpacho


Barcelona, 35 degrees and counting. It is really hot. I have a little aircon that is trying to help me survive but I am still sweating like hell. It is time for lunch and I don’t feel like cooking. I am on an orthomolecular diet that does not allow me to eat processed foods, sugar, gluten or lactose so my food choice is limited.
I remember that some weeks ago my aunt prepared a very good summer recipe that I am planning to prepare and I will share with you as it happens to be my personal favorite of the summer: watermelon gazpacho, it sounds cool and it tastes fantastic. This dish has freshness of gazpacho without the funny onion aftertaste. And it is so simple to prepare that you will not be able to resist it!

The main ingredients (4 people):
½  Watermelon
4 tomatoes
Oil, vinegar, salt, pepper
Basil leaves

Dice the watermelon in large chunks, and put it in a food processor together with the tomatoes. Process them until they look like a soup and leave it to cool down in the fridge for a couple of hours. Just before serving, add 2 spoonful of olive oil and vinegar, salt, pepper and basil leaves to taste.



I hope that my friends in hot countries will enjoy the dish, its megadelicious!


Wednesday, 27 June 2012

El reencuentro


Hace unos días fui a ver al vendedor de plantas de mi barrio, que siempre me da consejos para cuidar de Manuela. Le conté mi experimento de tener a Gwen en el trabajo y comparar el crecimiento de sus flores con las de Manuela y un poco más y me mata. O sea que decidí que llegaba el fin del juego: Gwen debía venir a casa conmigo.
La verdad es que a Gwen no le ha crecido ni una sola flor en los últimos 6 meses. Ahora la he colocado al lado de Manuela a ver si se hacen compañía, se anima a que le crezcan esas florecillas tan preciosas. Deleon las vigila, como siempre, cada vez más ocupado con tanta orquídea.
Imagen 1. Deleon en medio de un bosque de orquídeas. De izquierda a derecha: Gwen y Manuela
¡Creo que va siendo hora que compre otro gnomo para que le haga compañía y le ayude con el trabajo sucio!
Seguiré informando

Sunday, 17 June 2012

La mejor dieta


Desde niña, Rosa se dio cuenta que iba a heredar el culo grande que caracterizaba a todas las mujeres de su familia. Para intentar evitarlo, le pidió a su madre que la apuntara a clases de ballet, para ver si se le ponía una buena figura. No le sirvió de mucho ya que antes de clase su madre le daba unos bocadillos de Nocilla enormes, y a la salida de clase, le esperaban copiosas cenas que acabaron por brindarle un hermoso culo y unos prominentes pechos en cuanto entró en la adolescencia.
Fruto de dejar el instituto y empezar a trabajar, Rosa ganó aún más peso, ya que dejó de hacer ejercicio. El 1 de Enero de 1995, decidió empezar el año con buen pie y apuntarse a un gimnasio. Empezó por apuntarse al gimnasio Fisio Sport, en Dos Hermanas. A la semana conoció a Juan, un estudiante de economía que iba al gimnasio tres veces por semana. Fue amor a primera vista. A los 6 meses se casaron y Rosa dejó de ir al gimnasio, para qué ir si ahora ya estaba casada no necesitaba estar especialmente esbelta.
Al cabo de 9 años, el matrimonio empezó a ir mal, Rosa  se divorció  se fue a vivir a vivir a Southampton, en  Inglaterra. Como quería ligar, se apuntó al Fitness  First, uno de los gimnasios más concurridos de la zona. Tomó un personal trainer, Steve, que estaba muy bueno y que le enseñó las bases del fitness y la dieta. Con Steve perdió mucho peso ya que aprendió a mantener una dieta equilibrada, así como a hacer los ejercicios que más le convenían. A raíz de esta experiencia, Rosa decidió apuntarse a un curso de Nutrición y se dedicó con éxito a la gran profesión de las dietas.
Imagen 1: Uno de los gomnasios en los que Rosa entrenó
Como Rosa era muy simpática y divertida, con el tiempo acabó ligándose a Steve. Se mudaron a Londres y una vez allí, Rosa acabó trabajando como nutricionista deportiva en LA Fitness, otra cadena de gimnasios famosa en el país. En LA fitness, tuvo un desliz con un polaco muy atractivo llamado Mijai que la adentró en el mundo de los preparados de proteínas. Rosa montó su propia empresa de preparados nutricionales proteicos. Además, se volvió extremadamente musculosa y bien formada. Pero la felicidad no le duró mucho. Mijai la dejó por una modelo rusa de largas piernas y senos poco generosos llamada Svetlana.
 Rosa, desolada, dejó el negocio y su carrera como nutricionista para siempre y pensó que ya era hora de ir a vivir a Australia. Estuvo unos meses trabajando en un Starbucks de Sydney, y como vio que su peso empeoraba  se apuntó a Curves, un gimnasio solamente para mujeres, ya había tenido bastante de hombres por un tiempo. El gimnasio estaba lleno de mujeres mayores que no paraban de quejarse de los pies.  Así que Rosa se inspiró y empezó a estudiar  podología, con una población mundial envejeciendo día a día, era la profesión del futuro.
Imagen 2: Los viajes de Rosa a través del mundo

Con el tiempo se convirtió en una eminente podóloga. Un día la contactó la Universidad Complutense de Madrid y le ofrecieron una cátedra en el Departamento de podología y fisioterapia. Como ya llevaba muchos años andando de país en país y gimnasio en gimnasio decidió sentar el culo en  España de una vez por todas  y se dirigió a Madrid. Una vez allí, se dio cuenta que su culo empezaba a tener celulitis o sea que se apuntó al Metropolitan, uno de los gimnasios más pijos de la ciudad. Allí conoció A Paco, era el chico que le hacia los masajes, y la encandiló para siempre. Además, Paco le enseñó la dieta más efectiva que había seguido nunca y que le cambió la vida: la dieta del cucurucho, donde se come poco y se folla mucho. 

Sunday, 10 June 2012

Suite Francesa 2


Paris. A Olivier le gusta pasar por la Rue de Bellechase camino a su casa y atisbar por la puerta que él cree mágica. No sabe porqué, pero esta posee un efecto especial en él. Ese día, al pasar por delante, la vió de nuevo, una chica morena de ojos verdes, esta vez sentada junto a la puerta, mirando al infinito. La había visto varias veces, y se habían empezado a sonreír. Olivier se había prometido a si mismo que la próxima vez que la viera, le diría alguna cosa. El corazón se le aceleró. Hacía años que no intercambiaba más de una frase con una chica, en realidad, su relación con las mujeres había sido nula.
Armándose de valor, se acercó a ella y le dió las buenas tardes. La chica le devolvió el saludo y con un gesto le invitó a pasar. Esta vez, la sala estaba vacía, un espacio enorme con un suelo de madera rústica. Olivier se dejo llevar por esa marea femenina arrolladora que le llevó a un vestuario: ponte estas ropas, vamos a meditar, le dijo esa sirena peligrosa de mirada profunda.
Al salir vestido con su nuevo uniforme, había otra gente en la sala. Todos en ropas claras y holgadas, como él. Se empezó a escuchar una música suave, con guitarras y flautas que producían un sonido oriental. Seguid el ritmo de la música y dejaros llevar por la energía, dijo su sirena mientras se colocaba al frente de todos y empezaba a contornearse suavemente por la sala.
Olivier no se podía creer lo que le pasaba, su mente le urgía a salir corriendo, pero en lugar de ello, se estaba dejando llevar, por aquella voz maravillosa y magnética. Sintió que el espacio se comprimía a su alrededor, que el aire se hacía denso y que empezaba a nadar entre olas de miel. Sus brazos no caían, sino que se montaban a las dulces olas, sus piernas seguían el ritmo, pero estaban ancladas al suelo. Cerró sus ojos, sintió que se estaba convirtiendo en un indefenso marinero de agua dulce.

La música cambió el ritmo, el ambiente se fue fluidificando, ahora parecía que formaba parte de una cascada a punto de caer al vacío, pero esta vez no tenía miedo, algo había cambiado dentro de él. De repente la música paró, todos se tumbaron en el suelo de madera, Olivier los copió. Sintió una suave brisa a su alrededor, y se imaginó navegando en un barco rumbo al fin del mundo. Al mirar por la borda vió a una sirena de verde mirada, se acercó a ella más y más, le tendió una mano y la ayudó a subir. Miró sus bellos ojos, se acercó a ella y la besó.
Se encendieron las luces. Olivier abrió los ojos, lo veía todo más brillante, además, se sentía entumecido y frío. Su ropa olía fuertemente a miel pero tenía los labios ligeramente salados. Buscó a su sirena con la mirada, y recordó el beso que habían compartido, nunca lo olvidaría.
Al llegar a casa, Olivier se dio cuenta que su ropa se había quedado en la sala mágica. “Mañana volveré a buscarla” pensó, y entonces le pondré nombre a mi sirena.